domingo, 15 de julio de 2012

Día 9. Copán

Copán 
Recorremos a primera hora de la mañana y a pie la distancia entre el pueblo y el yacimiento arqueológico, acompañados de nuestro acompañante del día, un guía chapado a la antigua que está más interesado en lo anecdótico, intranscendental y chabacano que en intentar ayudarnos a comprender lo que Copán nos cuenta sobre la civilización maya.

Copán  
Copán fue una de las mayores ciudades mayas, llegando a estar habitada por 28.000 personas. Su época de mayor esplendor coincidió con los reinados de Humo Jaguar y 18 Conejo entre 628 y 738. Destaca de entre el resto de yacimientos mayas por la cantidad de esculturas, incluyendo estelas y altares, que se conserva en el yacimiento.
Copán
Entramos a Copán por su Gran Plaza, un enorme claro en la vegetación de tres hectáreas de terreno nivelado y originalmente recubierto con estuco, que junto con la Acrópolis, una enorme masa elevada a más de 30 metros sobre el nivel de la Gran Plaza, formaba el Grupo Principal de la ciudad.
Copán 
La Gran Plaza está salpicada de estelas que representan a gobernantes de la ciudad.
Copán
Son intrincados relieves que dan fe de la habilidad de los artistas mayas. Copán 
En un extremo de la Plaza se encuentra la Escalinata de los Jeroglíficos, una estructura de 30 metros de altura compuesta por más de 12.500 bloques jeroglíficos, el mayor texto maya que se conserva.
Copán
Nuestro recorrido del yacimiento de Copán finaliza en la Acrópolis, desde la cual se divisa una panorámica espectacular de la Gran Plaza. Como en el resto del yacimiento, las esculturas y los relieves nos deleitan a nuestro paso.
Copán 
En un extremo del yacimiento se encuentra el Museo de Escultura, inaugurado en 1996, al que se han transferido buena parte de las esculturas y altares de Copán para prevenir que sean víctimas de los saqueadores. En su lugar, en el yacimiento se encuentran réplicas. La joya del museo es una reproducción a escala natural del espectacular templo de Rosalila, descubierto en 1989 dentro de una de las pirámides de Copán. La visita al maravilloso museo cierra nuestro recorrido por Copán.

templo de Rosalila  
Tenemos la tarde libre, y opto por una de las excursiones opcionales, una visita a unos baños termales a 30 kilómetros de Copán Ruinas, distancia que cubrimos por una pista forestal montados en la parte de atrás de una furgoneta, una auténtica prueba de fuego para nuestros maltrechos huesos que después de 45 minutos de saltos constantes piden una tregua indefinida. El camino es fascinante, atravesamos plantaciones de café y contemplamos árboles de colores maravillosos.
templo de Rosalila 
En los baños termales hay dos piscinas al aire libre, una de agua muy caliente, y otra de agua hirviendo. Afortunadamente, la piscina de agua hirviendo no está funcionando y nos tenemos que conformar con un relajante baño de una hora en el agua muy caliente.
Volvemos a pasar la noche en Honduras, donde aprovechamos para degustar excelente carne de ternera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario