sábado, 14 de julio de 2012

Día 6. Nebaj

Nebaj es la capital del triángulo de Ixil, una zona remota y enormemente tradicional en la que están concentrados todos los indios Ixil de Guatemala (aproximadamente 130.000). Su lengua, también el Ixil, sólo se habla en estas montañas guatemaltecas. Nebaj, triángulo Ixil 
Es una zona montañosa cubierta de vegetación en la que los colores brillantes de los indios podrían ocultar al viajero despistado la historia más reciente de la región. De todo el Altiplano, el triángulo de Ixil fue el que sufrió más durante la guerra civil, convirtiéndose en un cruento campo de batalla: bastión de la guerrilla del Ejército Guerrillero de los Pobres, la mayoría de los pueblecitos simplemente desaparecieron, arrasados por el ejército que obligó a desplazarse a los supervivientes; entre 15.000 y 20.000 indios fueron asesinados y decenas de miles tuvieron que huir. La letanía de violaciones de los derechos humanos perpetradas en esta región es interminable. Nebaj, triángulo Ixil 
En Nebaj uno se siente en un país diferente. La mirada ausente cuando no indiferente de los indios y la ausencia de turistas confiere al lugar un carácter remoto. Nuestro hotel, o más bien casa con habitaciones, se encuentra en una esquina del pueblo. Para llegar a la plaza del pueblo tenemos que cruzar el mercado local, una larga calle con puestos en los que los indios venden los productos del campo. Por la mañana subimos a las montañas que rodean el pueblo y visitamos varios pueblecitos y una quesería. Nebaj, triángulo Ixil Nebaj, triángulo Ixil Nebaj, triángulo Ixil 
Por la tarde, un grupo de señoras del pueblo vienen a hacernos una preciosa demostración de cómo elaboran sus maravillosos tejidos. Por la noche, la iglesia evangélica al lado del hotel nos mantiene despiertos con sus desaforados rezos hasta altas horas de la madrugada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario