jueves, 12 de julio de 2012

Día 4. Santa Catarina Palopó, Lago Atitlán

A primera hora de la mañana subimos al barquito que nos va a llevar a visitar varias villas ribereñas del lago Atitlán. La costa norte está habitada por los indios Kaqchikel, la costa sur por los Tz’utujil. Los primeros conforman el tercer grupo indio más grande de Guatemala, con algo más de un millón de habitantes. Los segundos son un grupo más pequeño de un poco más de 150.000 habitantes.

San Antonio Palopó 
 Nuestra primera parada es San Antonio Palopó, un pueblecito tradicional atrapado entre la montaña y el mar. La mayoría de sus habitantes, incluyendo los hombres, viste el traje tradicional. Conforme nos acercamos a la orilla vemos a las mujeres limpiando cebollas a las orillas del lago. Además de la agricultura, la cerámica es la otra actividad tradicional de los indios de San Antonio. San Antonio Palopó

Desde San Antonio, una hora y media de navegación nos lleva a la otra punta del lago, a Santiago de Atitlán, protegida por los tres grandes volcanes. Lago Atitlán 

Es la población más importante de todo el lago, y la capital de los Tz’utujil. La calle principal de la ciudad está repleta de tiendas que ofrecen sus mercancías a los turistas. La vieja iglesia colonial contiene interesantes detalles mayas en su interior. La nave está flanqueada por estatuas de madera de diferentes santos vestidos con trajes tejidos por las mujeres del pueblo. En el púlpito, labrado en madera, aparece el maíz –de donde nacieron los hombres, según la religión maya-, un quetzal leyendo un libro, y Yum-Kax, el dios maya del maíz. Una placa conmemora a Stanley Francis Rother, un misionero americano asesinado en la misma iglesia en 1981 por los escuadrones de la muerte.

Las celebraciones de Semana Santa, ahora concluidas, son especialmente interesantes en Santiago, donde se rinde culto a Maximón, una deidad local mezcla de dioses mayas, Pedro de Alvarado (conquistador de Guatemala) y Judas. Maximón reside en una casa diferente cada año, y cuando nos acercamos a visitarlo la efigie de madera tiene su característico cigarrillo encendido en la boca, y está rodeado por ofrendas que incluyen generosas cantidades de alcohol.

Santiago de Atitlán 
Como en el resto de las tierras altas guatemaltecas, la presencia en Santiago de las iglesias evangélicas se hace evidente desde el primer momento. Incluso en las poblaciones más pequeñas, las coloridas paredes de sus templos destacan de entre todos los edificios. No es extraño que un pueblecito minúsculo tenga cuatro o cinco templos evangélicos. 

El último puerto en nuestro recorrido por el lago es San Pedro La Laguna, un pueblecito que ha desplazado recientemente a Panajachel como destino favorito de los extranjeros bohemios. La principal actividad económica de la población es el cultivo del café y por sus calles se respira el aroma de los granos tendidos al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario