sábado, 28 de julio de 2012

Día 15. Antigua

Se acabó nuestro recorrido por Guatemala. A las 8 de la mañana nos montamos en el autobús que nos lleva en nuestro último recorrido centroamericano al aeropuerto. De allí a Miami y la letanía interminable de vuelos a Madrid, Londres y finalmente Edimburgo. 
En la memoria quedan tantísimas cosas. Guatemala ha resultado ser un destino fascinante e increíblemente variopinto. Un país difícil, herido por la más brutal de las guerras civiles, una guerra en la que 200.000 personas fueron asesinadas (el 93 por ciento de ellas por militares y escuadrones de la muerte) y un número igual se vio obligada a desplazarse. 
Por encima de todo, el recuerdo de los mayas es el que pervive. El de los antiguos mayas pero, sobre todo, el de ese 65 por ciento de la población guatemalteca que no tiene el español como lengua materna y que ha conseguido conservar de manera sorprendente sus tradiciones y su identidad cultural a pesar de lo cruel que la historia contemporánea de Guatemala ha sido con ellos. 
A todos los lectores de estas líneas, os recomiendo encarecidamente un viaje al país de los mayas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario